• 7
  • 13


Uno de los mayores añascos en la estética facial es la toxina botulínica hoy por hoy es lo mejor y menos invasivo que existe en nuestro armamentario. Se utiliza sobre todo en el tercio superior de la cara: área de parpados, entrecejo, arrugas frontales "patas de gallo". En estas zonas funciona impecablemente.

 También se aplica en muchos casos en la zona perioral en la zona del cuello y en otros puntos estratégicos de la cara en el caso del rostro suele combinarse con otros procedimientos médicos, como lo son la aplicación de ácido hialorónico, Peelings químicos, tratamientos de Radiofrecuencia, de Luz Pulsada Intensa, Plasma Rico en Plaquetas o Lipotransferencia. También se puede combinar en los casos en los que se realiza el Lifting facial mínimo, mediano o mayor.

 Otros usos que tiene la toxina botulínica es en la sudoración excesiva, sobre todo en la de axilas, manos y pies, en las que en aplicarla disminuye notablemente la producción de sudor en esas zonas al bloquear la producción de este por las glándulas que lo producen.

 Además de todo esto, la toxina botulínica se aplica también en otras situaciones médicas, como en el Espasmo de Esfínteres, la corrección del Estrabismo ocular, entre muchas otras aplicaciones.